La Fantasía y la Realidad

                                                                                        

   En los cuentos más activos es necesario que la realidad y la fantasía sean interdependientes.  También éstas dos representan lo más esencial de un buen cuento.  En "La Noche Boca Arriba" por Julio Cortázar, la combinación de la realidad y la fantasía construyen un laberinto en el cual es fácil confundirse.  Cortázar hizo esto posible por los paralelismos que usó para comparar los dos protagonistas del cuento.

   "La Noche Boca Arriba" abre en medio de la acción en la cual un motociclista tiene un accidente y es cargado boca arriba hacia una farmacia y luego llevado al hospital.  Ésta es la entreda al laberinto, primero Cortázar introduce a su protagonista en un ambiente lleno de luces .  Esto es la realidad, una ciudad llena de vida y edificios.  ¿Qué es la realidad?  La realidad es algo que existe, algo que uno puede comprobar que está presente.  Entonces, ¿cómo se puede definir la fantasía?  Bueno, en el cuento la fantasía parece comenzar durante los sueños del protagonista.  Eso es una fantasía, un sueño, la imaginación, algo que no existe en lo real o en el presente.  Siguiendo el cuento, en este sueño el motociclista, que se ha convertido en el protagonista, ha sido relocado y está siendo testigo o víctima de una tradición vieja de los aztecas.  Un moteca está siendo perseguido por los aztecas y lo que le espera es un sacrificio en el cual morirá.  Durante todo el cunto el lector es llevado entre la realidad de estar con el motociclista en el hopital, a la fantasía que toma lugar en la mente del ciclista.  Algo observativo es que los dos protagonista, el moteca y el motociclista, son muy similares, bueno las cosas que les suceden a los dos son bastantes iguales que a veces es irónico.  Los dos son víctimas, uno es víctima de las tradiciones de los aztecas y el otro es víctima de los doctores en el hopital en el cual es paciente.  Otro paralelismo es que los dos son cargados boca arriba hacia su prisión, lo cual también uno puede concluir es de donde el título del cuento es derivado.

   Al final del cuento el lector es enfrentado con una gran decisión, y lo causante de esto es que ya no se sabe cual es la realidad y cual es la fantasía.  Al querer despertar de su sueño el motociclista se da cuento de que él no es el que está soñando sino que el moteca era el que había soñado todo.  Este laberinto es capaz de atrapar muy fácilmente al lector.  Al darse cuenta que la realidad en verdad era la fantasía y la fantasía era la readlidad, el cuento cambia completamente.  Entonces las conclusiones son varias, ¿quién era el motociclista y quién era el moteca?  ¿Cuál de los dos era la imaginación del otro?  Los dos pueden ser la imaginación del otro y los dos pueden ser reales porque al pensarlo bien son la misma persona.  Uno ha vivido en el tiempo pasado y el otro vive en el tiempo presente.  El motociclista puede en cambio haber sido el moteca en la vida pasada o el moteca simplemente está mirando su futuro como una persona en una civilización diferente.  En la cual por ejemplo él no es sacrificado por los aztecas sino por algo totalmente diferente.

   Probablemente el final del laberinto nunca se acerque pero esto no importa porque lo importante de un cuento es que sea divertido y haga pensar al lector.  La mezcla entre la realidad y la fantasia hacen esto muy disponible en "La Noche Boca Arriba".  Las técnicas literarias igual con la dicción bien formada de Julio Cortázar hace que este cuento sea un paraíso para el enamorado de  la literatura.

                                                    Patricia T.

---------------------------------------------------------------------------------

   En el cuento del autor Ricardo Palma "El alacrán de Fray Gomez" la fantasía es constantemente mezclada con la realidad. Con sus detalles  Palma insinua que Fray Gómez es un hombre respetable humilde y, sobre todo, sobrenatual. Es precisamente la última insinuacion la cual deja a Fray Gómez como una figura grabada en la mente del lector y que rompe el ciclo vicioso de la mnotonía a la vez.

   El caso de seres milagrosos no es un tema único a ciertos paises; al contrario, como si fuese algún tipo de alergía contagiosa, la supuesta existencia de super-humanos  no respeta fronteras. Ricardo Palma nos relata el caso de un padre en Lima quien logra ganarse la admiración de su gente por una buena causa: este padre posee la habilidad de hacer milagros. Siguiendo leyes tácticas, Fray Gómez vive entre gente humilde y de escasos recursos- como él.  Puede verse una tendencia a atribuir ciertos seres impecables con poderes difíciles de entender -hasta con la superioridad de la mente humana- entre las comunidades más pobres.  Como consecuencia de sus niveles económicos y problemas cotidianos, esta gente se ve obligada a acudir a métodos para escaparse de su realidad de monotonías. Por ejemplo, en el pueblo un hombre de madura edad está rígidamente prostrado en su cama- esperando la muerte que inevitablemente viene con la edad. Su muerte será sólamente una muerte más y dejará algo de que hablar por algún tiempo entre los residente del pueblo. Puede ser que algún familiar se sienta realmente afligido por la pérdida y puede ser que le lleven rosas en vez de marisoles a su tumba.  Sin tomar en cuenta detalles tan nímios como es la última actividad (de romper la costumbre de traer una especia de flores en vez de otra), la muerte de este hombre es sólamente un punto en un círculo de actividades: pronto este punto llegará al principio y el ciclo seguirá sin interrupciones importantes. Sin embargo, este hombre no fue sólamente un cadáver más y su muerte dejó algo de que hablar por varios años. La razón fue la siguiente: al preguntarle al enfermo que deseaba como su última comida, reveló que quería una clase de comida que no se daba en esa temporada. Sin embargo, Fray Gómez rompió las tiezas reglas de la madre naturaleza y el hombre no dejó este mundo sin antes ver cumplir su deseo. Esta situación es aparente otra vez en el cuento cuano llega un hombre a pedirle dinero prestado a Fray Gómez. El hombre no le pidió dinero prestado a un usurero sino a Fray Gómez. Y Fray Gómez no le prestó dinero sino que un alacrán. La fantasía se mezcla con la realidad cuando este grotesco animal se convierte en una valiosa halaja. Este suceso convierte a este insípido quehacer en un momento digno de recordar en la vida de Fray Gómez.

   Más allá de la realidad existe la fantasía. La realidad es sólamente eso: casas, animales, problemas, etc. La fantasía es una clase de realidad romada y torcida para formar una obra maestra: una mansión echa de oro construída en las nubes que sólo puede ser percibida cuando las nubes son cúmulus, animales con cabeza y melena de leones, cuerpo de gigantescos elefantes y que viven  eternamente, y problemas que requieren de magia, creatividad, e imaginación  para ser resueltos. En la historia de Ricardo Palma la fantasía, pero como una realidad increible, fantásias, pero como una realidad encreible, fantástica y sin embargo verdadera; la cual sirve como bendita medicina para sus vidas de monotonías y hace que Fray Gómez sea un personaje difícil de olvidar.

                                                        Abel R.

Quintero Maria

Matilde                                               

En un pueblo muy lejano de México, vivía una señora que se llamaba Matilde Ayón. Esta señora cada 31 de Octubre gustaba por darle dulces o dinero a los niños para que mudaran sus dientes ese día. Esto se volvió tradición para la mujer y sobre todo para los niños del lugar. Pero un día un horrible accidente cambiaría toda la vida de Matilde. Su casa se incendió estando ella dormida y se quedó con su cara marcada por las llamas del fuego. Matilde usaba una mascara de aluminio para cubrir su feo rostro, y quedó obligada a pasar durante el día en la casa y salir sólo durante las noches. La gente del pueblo comenzó a llamarla bruja. Un día se perdieron dos niños y Matilde fue acusada de haberlos matado. La gente comenzó a hacer mucho bullicio y decidieron quemarla. Cuando Matilde estaba ardiendo en las llamaradas del fuego hechó una maldición al pueblo jurando que nunca los dejaría en paz. Al día siguiente de haber muerto Matilde, aparecieron los dos niños y la gente del pueblo prometió no hablar más de ese asunto. Pasó el tiempo y cada 31 de Octubre Matilde regresaba a recolectar los dientes de los niños que mudaban ese día. Carlos, un niño del pueblo, mudó un diente ese día y Matilde regresó por su diente. Una vez que una persona, cualquiera que fuera, que viera a Matilde la mataba. Ella sólo aparecía en la oscuridad y la única forma de lograr que Matilde se fuera era aluzando con linternas a focos portables. Este niño tuvo la desgracia de verla la primera vez no podía creer que era lo que estaba viendo, él estaba dormido en su cama cuando vio una sombra que estaba en su cuarto, se tapó hasta la cabeza y comenzó a rezar.   Quiso asegurarse de lo que había visto y cuando quitó la sábana de sus ojos, ahí estaba Matilde con su máscara y su cuello quemado, era la mujer mas espantosa que se puedan imaginar. Carlos corrió hasta el cuarto de su mamá pero una vez que ella la vio Matilde tomó a la mamá y le encajó un fierro en la cabeza. Nadie le creyó a este niño y por lo tanto fue llevado al manicomio, pero aún se cuenta en este pueblo que Matilde sigue buscando a Carlos para matarlo, pues una vez que la veían nada detenía a Matilde para degollarlos y quitarles toda su dentadura. Matilde es un alma en pena que tiene sed de venganza y si una vez va a este pueblo tenga cuidado con no mudar un diente por que Matilde vendrá por el.